Tres Templos una Iglesia

Hola amigos hace tiempo les prometimos que se les publicaría una historia llamada “Tres Templos, Una Iglesia” en la cual nuestra parroquia se ve influida, cada día se les estará publicando un pequeño fragmento de la misma, espero sea de su agrado.

Saludos 😀

“TRES TEMPLOS UNA IGLESIA”

Redacción: Alfonso y David García Olmos

En el transcurso de los años 30´s en el noreste de la ciudad de México existía un río grande: rió del consulado que limitaba entonces la zona industrial de Nonoalco a Tlatilco, hasta ahí llegaba la ciudad de México, de este lado solamente había llanos, canales y arboledas, existía una que otra casita con su milpita, por estos rumbos ya existían 2 grandes templos de siglos anteriores Sta. María Magdalena (Magdalena de las Salinas) y San Francisco de Asís (Xocotitla) 1774, en estas llanuras había existido una hacienda llamada del centro, de la que solo quedaba un acapilla en ruinas que resguardaba las imágenes de la sagrada familia venerada por los señores de la hacienda.

Entonces era presidente gobernante Don Lázaro Cárdenas, después le sucedió Don Manuel Ávila Camacho, eran tiempos muy difíciles económica y socialmente, aún había algunas represiones contra la iglesia católica, y en Europa se gestaba la segunda guerra mundial, razones por las que se empezó a poblar la ciudad de México por ende los llanos referidos de migrantes del interior del país en busca de mejores oportunidades de vida, gente con carencias muy marcadas, familias numerosas con muchos niños de todos tamaños. Así se dio un sinfín de necesidades, la mayoría formaba sus casas con lo que podía, desde piedras del mismo lugar, desechos de lámina, madera, cartón, etc.

Se crearon colonias populares casi todas de paracaidistas, el primer fraccionamiento vendido disque económicamente fue la colonia prohogar, después aparecieron la colonia aguilera proyectada por trabajadores de la fábrica de cigarros el águila, la colonia del gas, en este lugar se había proyectado un depósito de gas de la fábrica de cigarros el águila, la colonia del gas, en este lugar se había proyectado un depósito de gas para el alumbrado público del centro de la ciudad (del tiempo de Don Porfirio), la colonia cosmopolita donde había radicado la colonia italiana en México, la colonia potrero del llano, la colonia euzcadi etc.

En este tiempo llego de la hoy parroquia de azcapotzalco un joven sacerdote, Teodosio Martínez Ramos, devoto reverentísimo de la sagrada eucaristía, devoción que se difunde hoy en día (sacerdote en proceso de beatificación) originario de Chiapas, y al mismo tiempo una religiosa de nombre María Amada Sánchez, procedente de Guadalajara (hoy en proceso de beatificación) fundo ahí un convento además de un colegio y casas de asistencia en 1937, con inspiración de la monja el joven sacerdote fundo un seminario, se nombraron misioneros del Sagrado Corazón de Jesús y Santa María de Guadalupe (semillero hoy de sacerdotes y religiosas misioneros que se han internacionalizado) en terrenos que les dono un señor de nombre Fortunato Carraro, en este lugar se encontraba la capilla abandonada con la sagrada familia, se ubicaba a la orilla de un río llamado río chico, hoy Av. Cuitlahuac.

Restaurada la capilla fue consagrada y empezó los servicios religiosos eclesiales con ayuda a las nuevas comunidades que respondieron con gran entusiasmo.

Les repartía desayunos, medicinas, juguetes y organizo con mucho éxito las cuatro ramas de acción católica, principalmente la A.C.J.M. y otras asociaciones por medio de estos grupos instruía a la comunidad y repartía la cultura cristiana, sus seminaristas importían la doctrina cristiana (fue nombrada parroquia en 1955).

También siguió esta loable labor otro joven entusiasta y muy valiente sacerdote el padre Fidel B. García, quien con apoyo del padre Teodoro inicio el templo de nuestra señora de Fátima venerando con gran devoción mariana, en la colonia prohogar 1943; haciendo lo propio en asistencia social a sus feligreses fue nombrada parroquia en 1953.

Siendo presidente de los Estados Unidos Mexicanos, el licenciado Miguel Alemán Valdez fue donado a la colonia aguilera un predio en la calle 12, entre calle 7, oleoducto y calle 9 para beneficios sociales.

Trataron de hacer un mercado que no se realizo, construyeron un salón con madera y con tarimas de empaque y con laminas de cartón abarcando toda la superficie del terreno con entrada en la calle 12, se trataron de dar clases de primeros auxilios, costura, mecanografía y cocina, posteriormente el partido revolucionario institucional lo ocupo para sus asuntos políticos, fomentando funciones de box, lucha libre y finalmente bailes populares, provocando desorden y la desaprobación de la comunidad, en esa época la iglesia católica prohibía los bailes.

Por irregularidades legales no prosperaba los bailes y el salón fue abandonado.

En 1949 el padre Teodosio Martínez Ramos del templo de la Sagrada Familia propuso a la comunidad convertir este jacalón, como así le llamaban al lugar, en una iglesia pues en ese tiempo el territorio que comprendía de la avenida central sur hasta las vías del ferrocarril central y de la vía del tren industrial hasta la avenida central de la colonia euzcadi y entonces arboleda de la colonia cosmopolita era atendido por el templo de los misioneros del Sagrado Corazón de Jesús y Santa María de Guadalupe de quien era superior general el padre Martínez Ramos.

Fue así como un domingo al término de la misa del medio día se organizó una procesión con la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, una campana que colgaba de un madero, misma que entre cantos y rezos se tocaba. Juntas las asociaciones y mucha gente caminamos por la calle Aldama y calle 7 llegando al mencionado jacalón, colocando la imagen en el centro del interior, enseguida aviso el padre Teodosio que desde ese momento ese lugar sería una nueva iglesia del Sagrado Corazón de Jesús y que él asistiría todos los domingos a celebrar la santa misa a las 11 de la mañana.

Por designio divino fue enviado a la comunidad el padre Juan Francisco Hilarión Velásquez Trujillo, profesor de teología diocesano, con capacidad abundante y un santo carisma; a él le fue entregada la capilla 1950, para entonces era arzobispo de la ciudad de México Don Luis María Martínez, utilizando la madera del que fuera salón de baile, fue modificado dejando una parte del terreno desocupado y poniendo al frente hacia la calle de oleoducto.

Recuerdo cuando fue consagrada capilla 1951, pues habiendo sido monaguillos mis hermanos, Alfonzo García y yo, ayudábamos en la misa a los sacerdotes en latín, asistimos al padre Teodosio que con su capa pluvial y paño de hombros, traslado la custodia con el Santísimo Sacramento en una grande y fervorosa procesión desde el templo de la Sagrada Familia hasta el primer sagrario del Sagrado Corazón de Jesús, para su adoración, consulta y alivio espiritual de las almas de los fieles.

El padre Juan con sus anhelos de conducir las almas y para instruir a las gentes acerca de la gracia divina, como hombre de Dios proyecto  construir un templo grandioso, monumental como para quien habría de ser erigido.

Convocando a los colonos y con fruto de su propio trabajo empezó a acumular materiales, con mucho esfuerzo conseguía dinero, incluso con la venta de quesadillas, tacos, tostadas, tamales, café y atole. Todo muy rico por cierto y bien preparado, por unas buenas señoras que el padre con amable caridad asistía.

Adquirió una casa en construcción muy rustica sin documentos que acreditaran su legalización, para ocuparla como oficina y posteriormente como casa parroquial.

Muy dificultosa la tarea de construir un templo, pues el concepto requiere de una arquitectura muy peculiar y dada la conformidad del terreno pues se hizo excavación a desnivel.

El padre Juan se sintió muy orgulloso al ver terminados los dibujos y los planos, lo que él deseaba, una construcción fuera de lo convencional. Deseaba hacer que cada piedra representara a cada uno de los feligreses, colaboradores y fieles al Sagrado Corazón de Jesús formando este templo como iglesia del Sagrado Corazón de Jesús.

Para esto contrato canteros y forjadores de piedra, al empezar la obra tuvo que cambiar la capilla a lo largo de la calle acueducto y al nivel del terreno, tuvo entonces un místico sacerdote amigo suyo como colaborador.

Recuerdo cuando asistíamos a las misas que mientras su amigo celebraba, el padre Juan aparecía a un lado del altar y con su aspecto imponente llamaba a cualquier persona señalándola al azar y una vez que se acercaba la persona discretamente le decía, dime tus pecados, algunas personas se molestaban y él decía: “no te espantes que esta es mejor sorpresa que la muerte”. Siguiendo su vocación de guía espiritual, pastor, docente y abogado formo grupos de asociaciones católicas, dispensario médico; y el mismo impartía clases de teología, latín y catequesis.

Recuerdo también las procesiones solemnísimas hasta la glorieta del azteca, calzada Vallejo con mucha gente con palio, imágenes, estandartes, y muchas banderas rojas y blancas, todos cantando con alegría y orgullo el himno, victoria, victoria, cayó del cielo un dragón de Cristo es la gloria triunfo su corazón; con Dios de su lado termino el templo colocando una cruz gigante a el lado izquierdo, símbolo de su amor filial al corazón sacratísimo de Jesús.

En el año de 1978, el 9 de octubre la iglesia del sagrado corazón de Jesús fue eregida parroquia, siendo nombrado el padre Juan Hilario Velásquez Trujillo rector parroquial.

1987 – Al fallecimiento del R.P. Velázquez cuyos restos descansan en el columnario del templo, la parroquia pasó en administración del P. Antonio Arreola Arellano, párroco de la comunidad de Nuestra Señora de Fátima Col. Pro Hogar, en este periodo se hicieron algunas reformas al templo y terreno tales como: relleno en el interior del templo para el acomodo de gradas para bancas, fachada del presbiterio y altar, relleno del resto del terreno a nivel de la calle dejando un espacio con nivel bajo como de 10 metros de extensión, barda del terreno con puertas de acceso, drenaje por la calle oleoducto independiente del que ya existía por la calle 9, y aseguramiento legalización de la casa parroquial, mediante liquidación al dueño y escrituramiento correspondiente.

1991 – Es nombrado primer párroco, de nuestra comunidad parroquial del Sagrado Corazón de Jesús, por Decreto Eclesiástico, siendo Arzobispo Primado de México el Excelentísimo Sr. Cardenal Don Ernesto Corripio Ahumada, dando posesión de tal nombramiento el Sr. Obispo Genaro Alamilla, al P. Leonardo Tinoco Flores, en solemne ceremonia el día 9 de junio de 1991, festividad del Sagrado Corazón de Jesús.

Durante 13 años, el Padre Leo, así le llamaban los feligreses, en constante renovación y servicio apostólico con verdadera alegría mantuvo siempre nuestro entorno parroquial, pues con él al frente se han realizado las siguientes obras:

  • Construcción de la casa parroquial, haciéndola confortable y digna.
  • Colocación de bajadas de agua en el templo.
  • Colocación de vidrios en la cúpula, pues antes eran de plástico.
  • Limpieza y pintura en el interior del templo.
  • Colocación del piso de mármol en el el templo.
  • La elaboración de la imagen monumental del Sagrado Corazón de Jesús, en madera de cedro de casi 4 metros.
  • La elaboración de 52 bancas de cedro, para el  templo y la base para el órgano.
  • Construcción de marquesina en la entrada principal del templo.
  • Colocación de 6 jardineras en la calle de oleoducto y plantación de 12 árboles.
  • Colocación de jardinera amplia en la plazuela con asta bandera.
  • Elaboración de mueble para guardar ornamentos.
  • Construcción del nuevo campanario, construcción de bodegas, baños y varios necesarios.

El P. Leonardo, desde su ministerio como párroco y desde el primer momento de ejercerlo se preocupó por la formación tanto intelectual como espiritual de los grupos parroquiales, habiendo formado así el equipo de acólitos servidores del altar, el equipo de catequistas, la formación del apostolado de la oración, pueblo en marcha, centros de estudios bíblicos y de evangelización, grupo de jóvenes y consejo parroquial, todo esto al servicio de la comunidad. Preocupado incluso de la salud material y espiritual de su comunidad, impulso el Dispensario Médico Parroquial, así como la asistencia espiritual de los enfermos y ancianos de la comunidad, mediante la formación de los primeros Ministros Extraordinarios de la Comunión Eucarística.

2007 – Al dejar la parroquia, el P. Leonardo Tinoco Flores, queda en administración el P. José Saucedo, párroco de la comunidad de Nuestra Señora de Fátima, para que en el año mismo en el mes de noviembre fuera nombrado Administrador por tres años el P. Arnulfo Huerta Juárez, bajo esta administración, conformó el columbario en parte inferior del campanario, se techó el terreno adjunto al templo en su desnivel se trato de avanzar en el proyecto de evangelización bajo las directrices del Sr. Cardenal Norberto Rivera Carrera, se prosiguió trabajando en los carismas específicos de los grupos existentes agregándose la fundación de un consejo de Caballeros de Colón hoy vigente, la administración del padre Arnulfo finalizó hasta 2009.

Hoy la historia continúa en nuestra parroquia con la guía espiritual de nuestro párroco padre presbítero Gerardo Sánchez Sánchez.  Sumando con entusiasmo múltiples mejoras para la comunidad de la filigresía y dar gloria a Dios, a él se debe la construcción del nuevo presbiterio, hecho de acuerdo al planteamiento original con mármol singular de fino acabado y color contrastante con el piso, haciendo resaltar el altar y mejorando la visibilidad al marco con la imagen de nuestro Sagrado Corazón de Jesús, nuevo alumbrado, y un cancel en la  parte posterior del templo para tener mayor atención a nuestra participación en las ceremonias litúrgicas, nuevas gavetas para el columbario, una rampa para discapacitados, dos baños, nuevas construcciones para usos múltiples.

Pero lo más sobresaliente es el impulso que ejerce en los grupos parroquiales, para forjar el amor a Jesucristo y agrandar su reinado en todos los hogares y en nuestros corazones,  gran organizador, y comisionado en el arzobisbado de México.

De todas estas actitudes que ha llevado a cabo todos estos sacerdotes y religiosas, hoy tenemos en nuestra comunidad de colonias hermanas tres grandes templos monumentales, en donde orgullosamente y con verdadero amor veneramos a la ejemplarísima Sagrada Familia, a la purísima Virgen María, Nuestra Señora de Fátima, y al Sagrado Corazón de Jesús, en ellos adoramos y alabamos al Santísimo Sacramento, nuestra fuente de vida y fortaleza para las almas fieles, TRES TEMPLOS, UNA SOLA IGLESIA.

Nuestros sacerdotes dignificados con los dones y virtudes que Dios les otorgo se elevan con aromas de santidad y nos presiden en una procesión atrayendo nuestras almas hacia la gloria eterna.

 

Sagrado Corazón de Jesús, en voz confio.

C. de C. consejo 14778

Tres-templos-una-iglesia